Historia
 

El despacho se fundó en 1982 , aunando los esfuerzos de dos Catedráticos de la Universidad Autónoma de Barcelona, los Profesores Francisco Ramos Méndez e Ignacio Arroyo Martínez. En dicho momento todavía imperaba en nuestro país la práctica artesanal de la abogacía y se estaban gestando las nuevas formas de ejercicio profesional que hoy son habituales en muchos foros. Desde el principio se orientó predominantemente a la práctica internacional, sin descuidar por supuesto el mercado autóctono.

En la competencia que ha habido entre despachos de abogados por crecer, fusionarse o globalizarse, se ha mantenido una actitud de suma prudencia. La observación serena de dicha evolución nos ha llevado a la elección de un modelo alternativo de dimensión más humana, acorde con los principios que inspiran nuestra filosofía y con nuestro potencial mercado.

El destino prioritario de nuestras inversiones ha sido ante todo la formación jurídica integral de todos los componentes del despacho, mantenida siempre al día desde la privilegiada atalaya universitaria que ocupan muchos de ellos. Nunca se han regateado esfuerzos ni tiempo en este tipo de actividades académicas.

Paralelamente, se ha potenciado una infraestructura suficiente, flexible y eficiente, sin banalidades. Por supuesto, está dotada de los últimos medios informáticos, ofimáticos y de comunicación, mantenidos siempre al día.