Casa Milà - La Pedrera
 

En la época de la fundación del despacho, nadie se interesaba por el edificio, que pasaba sin pena ni gloria entre los muchos monumentos que tiene Barcelona.

Probablemente, nuestro despacho fue el primero en recuperar el estilo gaudiniano en todos y cada uno de los detalles arquitectónicos y de interiores de nuestros locales, que se habían dedeteriorado o sustituido por el abandono de años.

Nuestra sede y su decoración interior es un fiel reflejo del arte modernista de la época de construcción del edificio (1906) y del estilo inconfundible de Gaudí. Hoy en día, el edificio en sí mismo es una cita obligada para cualquier visitante de la ciudad.